La pandemia ha provocado un descenso de la educación financiera entre los jóvenes


Los expertos advierten que la reducción de los niveles educativos en México ha tenido un grave impacto en la educación financiera de los jóvenes.

La pandemia de Covid-19 ha disminuido los niveles de educación financiera de los estudiantes, lo que puede repercutir en la forma de tomar decisiones financieras básicas en el futuro.

Debido a la reducción de los niveles educativos durante la epidemia, la vulnerabilidad financiera de los jóvenes como adultos ha empeorado, Provident y Save the Children en México han organizado un seminario virtual para enfatizar la necesidad de la educación financiera.

De acuerdo con datos del INEGI, cerca de 5.2 millones de alumnos de entre 3 y 29 años no se inscribieron en el ciclo escolar 2020-2021, según Rosario Avilés, miembro del Consejo Directivo del Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección del IPADE.

2.3 millones no se inscribieron por temor a la pandemia, mientras que 2.9 millones lo hicieron por falta de medios económicos.

El abandono escolar influye en el desarrollo y el crecimiento económico de los niños y jóvenes cuando son adultos, según Alejandro Mart Bolaos Cacho, Director de Asuntos Corporativos de Provident. Esto aumenta la probabilidad de que sean más susceptibles económicamente cuando sean adultos.

Mariana Valdés, Directora Nacional de Alianzas Estratégicas de Save the Children en México, afirmó que los derechos, el presente y el futuro de los casi 40 millones de niños y adolescentes de México están en grave peligro.

"La epidemia golpeó en un entorno ya de por sí hostil para los derechos de la infancia y la adolescencia, con una estrategia general de protección poco brillante y un gasto público limitado", aseguró.

Según un estudio realizado en 2020 por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), siete de cada diez mexicanos son analfabetos financieros, lo que pone de manifiesto la necesidad de educar a los jóvenes en los principios financieros básicos, fomentar el hábito del ahorro y garantizar un uso adecuado de las finanzas.